Victoria balsámica

Fútbol

03 febrero 2020

El Real Oviedo vuelve a la senda del triunfo tras imponerse al Albacete ante más de 17500 espectadores. Ibrahima se reivindicó tras su doblete.

Pocos partidos tan interesantes como este se han vivido el Carlos Tartiere en los últimos años. Dos penaltis, un gol anulado, cinco tantos, mucho que contar para solo tres puntos. El Real Oviedo saltó al municipal ovetense serio, firme y consciente de que cualquier resultado que significara no marcar el uno en la quiniela no serviría. Las victorias del Tenerife, el Extremadura o el Deportivo marcaron el planteamiento de un partido en el que los azules dominaron el juego ante un Albacete que esperó demasiado paciente.

Los manchegos dejaron crecer al Real Oviedo, que salió en tromba, y encontró el premio en un remate de Ibra que todo el Carlos Tartiere celebró como el primero de la tarde. Sin embargo la euforía inicial dio paso, de nuevo, a la realidad. El delantero del conjunto carbayón se encontraba en posición adelantada y el gol, tras revisión, fue anulado. Pudo haberse echado atrás el Real Oviedo pero los azules se hicieron fuertes arropados por su afición. El rugir del Tartiere empujó a los suyos hasta el segundo momento clave del partido, el primer penalti. El derribo sobre Rodri Ríos, claro y sin discusión, brindó a los azules una oportunidad desaprovechada.

Berjón tomó la responsabilidad de un lanzamiento que pudo haberle dado la ventaja a los carbayones pero Nadal detuvo el penalti lanzado por el capitán del Real Oviedo. De nuevo la confusión pudo haberle costado el partido a los locales que reaccionaron a los pocos minutos. Tejera encontró un rechace en la frontal que no desaprovechó para abrir el marcador. El Real Oviedo mandaba en el juego y en el electrónico, la afición disfrutaba por momentos, ignorando lo que ocurriría a continuación. Casi sin tiempo para celebrarlo el Real Oviedo cometió su enésimo error defensivo para conceder un nuevo penalti, que Lunin atrapó en primera instancia, pero que terminó por suponer la igualada en el marcador.

Tras el descanso el Real Oviedo supo hacerse de nuevo con el control del juego y los azules, con un doblete de Ibra, se llevaron el encuentro y tres puntos que, a la postre, puede ser claves. De nuevo en la segunda parte y tras el primer gol de Ibra el Real Oviedo cometió errores defensivos que, de no ser por un acertado Lunin, pudieron haberle costado dos puntos al conjunto carbayón.

Con esta victoria el Real Oviedo sale de puestos de descenso y se sitúa decimoctavo con veintiocho puntos.