Ni mordiente ni fortuna 

Futbol

19 Enero 2020

La primera salida a domicilio de la era Djukic con el Sporting se había saldado con una derrota por 2-0 ante el Real Zaragoza en el “famoso” partido aplazado por la gripe. Pues bien, ayer se repitió exactamente el mismo resultado en Los Pajaritos con un Numancia que aprovechó sus ocasiones, mientras que el conjunto rojiblanco pagó muy caro su falta de eficacia y sus errores defensivos. 

El encuentro comenzó con el cuadro rojillo presionando y jugando con alegría, con la consigna de ponerse por delante en el marcador cuanto antes mejor. Pero el primer contratiempo para los sportinguistas no llegaría en forma de gol, sino en la de lesión, cuando Molinero cayó en muy mala postura tras chocar en el aire con Higinio. El lateral derecho gijonés, tras impactar brutalmente contra el césped, fue atendido y posteriormente retirado en camilla con un collarín, dejando su lugar a Unai Medina.

Poco después, en el minuto 12 se adelantaba el equipo de Luis Carrión. La jugada llegaba en un saque de esquina desde la izquierda del ataque soriano. La defensa rojiblanca se despistó de forma clamorosa y un “cazagoles” como Higinio no perdonó, batiendo de remate raso la estirada inútil de Mariño.

Reaccionó rápidamente el Sporting pero el gol anotado por Uros Djurdjevic no subió al marcador. El colegiado del encuentro, el señor Ocón Arráiz, anulaba el tanto tras determinarse en la consulta con el VAR, que el delantero serbio controló con la mano antes de rematar a puerta.

En el minuto 23 estuvo a punto de llegar el empate para los visitantes. Un remate desde larga distancia de Aitor García botó de forma caprichosa comprometiendo a Dani Barrio, guardameta gijonés que fichaba en verano por el Numancia procedente del Melilla. En el córner posterior buscó el gol Babin pero sin suerte.

El Sporting seguía combinando en ataque e intentando remates que o no iban bien dirigidos o eran conjurados por el portero local. Las contras del Numancia buscaban ampliar la renta en favor de los rojillos, pero el encuentro llegaría a su intermedio con el solitario gol de Higinio en el marcador.

A los 8 minutos de la segunda mitad, se produjo el segundo cambio en las filas gijonesas, con Álvaro Vázquez relevando a Carmona. Djukic apostaba por reforzar el ataque con un segundo ariete, que pudiera rematar alguna jugada de estrategia y liberar a Djurdjevic un poco en sus acciones ofensivas.

En el minuto 60 llegó una de las jugadas polémicas de la tarde, con la caída de Djurdjevic en contacto con Héctor. Pudo haberse pitado el punto fatídico, pero el árbitro hizo caso omiso de las protestas sportinguistas.

Y tan solo un par de minutos después, volvía a ser el protagonista el “señor VAR”. Curro sacó una falta lateral, remató Adri Castellano y Sola la rozó de tacón. Tras la pertinente consulta, se anulaba el tanto por mano de Adri Castellano en el intento de control de balón.

Miroslav Djukic miraba al banquillo y agotaba sus cambios con la entrada de Nacho Méndez por Pedro Díaz. Quedaban unos 25 minutos y había que poner toda la carne en el asador. El Sporting presionaba con ahínco, mientras que el técnico rojillo también movía el banco con la entrada en acción de Nacho y Marc Mateu.

Pero cuando más presionaba el Sporting, llegó el jarro de agua fría para la afición gijonesa. Curro realizó un control prodigioso al borde del área, acomodándose el balón para un golpeo letal imposible de parar para Mariño. Era el 2-0 cuando el reloj transitaba el minuto 80.

El tanto de Curro Sánchez afectó profundamente a la moral de los rojiblancos, dejando ya sin respuesta a un Sporting, que volvió a dejar luces y sombras en un partido que pudo haber tenido un desenlace muy diferente de haber estado los gijoneses más contundentes en ambas porterías.  

Fran Gayo
Fran GayoRedactor
Deporte pasión, contartelo más.

Imagenes

Video Sala de prensa Djukic

Video Zona Mixta