La historia regresa a las aguas de la Ría de Navia

Piragüismo

20 Agosto 2020

La canoa “Virgen de la Barca” se reencuentra con la Ría de Navia 40 años después de su última navegación. Su embarcación gemela, “Virgen de Covadonga”, queda pendiente de su restauración.

A lo largo de las 62 ediciones del Descenso a Nado Ría de Navia han pasado miles de nadadores, voluntarios y colaboradores que han escrito las páginas a lo largo de los años en esta celebración que va mucho más allá de la competición deportiva. Aún así, hay muy pocas personas que conocen la historia de dos canoas metálicas que formaron parte del paisaje de la Ría de Navia. Desde 1954 hasta aproximadamente 1990 han estado vinculadas a la historia del Descenso, y este 2020 además de pasar a ser el primer años en el que se suspende el fin de semana de competición deportiva, quedará marcado porque una de esas dos canoas ha vuelto a reencontrarse con las aguas de la Ría.

La construcción de ambas piraguas data de los años 50 en los talleres de Cuatro Vientos en Madrid, que eran propiedad del Ejército del Aire. Así nacían «Virgen de Icíar» y «Virgen de la Paloma» cuyo objetivo era cubrir la travesía marina de San Sebastián y Dublín, que fracasa por las duras condiciones del mar. En el año 54 son enviadas al albergue del SEU en Andés, Navia, y a su llegada renombradas como «La Virgen de la Barca» y «Virgen de Covadonga». 4 años después, en el 58 se celebra la I Travesía a Nado de Navia (que posteriormente vendría a llamarse Descenso) y en aquellas primeras ediciones las canoas acompañaron las competiciones y también la procesión de la Virgen de la Barca. Desde el año 66 al 80 las canoas pasar a ser empleadas para hacer excursiones y travesías por la Ría, y ya en los años 90 son utilizadas por el club piragüismo local. Por diferentes motivos, desde el 2004 hasta 2020 ambas canoas pasan su mayor tiempo en Ribadesella. Pero es en enero de este año, cuando Avelino Morís, Presidente de la Federación Asturiana de Piragüismo, se encarga de su traslado a Navia, ya que el mercado Viejo de Ribadesella donde estaban almacenadas va a ser demolido.

La Asociación Amigos de la Ría de Navia ha realizado un trabajo intensivo de restauración a lo largo de los últimos meses en una de las dos piraguas, la que se encontraba menos dañada por el paso del tiempo. Así, el pasado día 16 de agosto, a las 17 horas, la canoa «Virgen de la Barca», casi 40 años después de su última navegación, se reencontró con la Ría de Navia. Aún así, ambas embarcaciones se presentarán al publico en un futuro no tan lejano y volverán acompañar la competición del Descenso más pronto que tarde.

Cronología

Imagenes