Hoy da comienzo Vuelta a Cantabria Elite-sub23 2020

Ciclismo

03 Septiembre 2020

Hoy comienza la Vuelta a Cantabria Elite-sub23 2020 donde estarán los asturianos Pablo Uria, Pelayo Sanchez (Gomur-Cantabria Infinita) y Sinuhé Fernández (Equipo Lizarte)

La ronda cántabra resiste en una complicada temporada con tres etapas, un recorrido muy interesante y la responsabilidad de ser la primera prueba de un mes de septiembre cargado de competición.

Con la incertidumbre por las medidas sanitarias, sin público en las llegadas y gracias al esfuerzo y tesón de la empresa organizadora Sportpublic, el ciclismo amateur vuelve de vacaciones a lo grande. Eso sí, lo hará sin público para cumplir con la normativa sanitaria y prevenir contagios por COVID-19.

Etapa 1: Maliaño-Maliaño (146km)

Arrancará la Vuelta a Cantabria con dos etapas cuyos recorridos serán calcados al año pasado, y que tan buen espectáculo ofrecieron. En la primera jornada con salida y llegada en Maliaño se viajará hacia el interior de la provincia, con las subidas de Esles (3ª) y La Braguía (2ª), esta última en el ecuador de la jornada y que debería seleccionar el pelotón, antes de encarar la parte decisiva con el doble paso por la ya mítica ascensión a El Churi (3ª).

Adentrándonos un poco más en lo que se vivirá en este primer día, hay que destacar de nuevo la ascensión a La Braguía (2ª categoría-km 72,5), seguramente el puerto más duro de toda la ronda, con sus 8 kilómetros a casi el 6% de media, teniendo lo más duro tanto al inicio como al final de la subida con kilómetros enteros que superan el 7% de desnivel. Antes de esta subida, el primer alto de este año será el de Esles y Cruz de Llerana (3ª categoría-km 51,3), que seguro servirá para que la fuga del día coja distancia y que las piernas de los ciclistas empiecen a entrar en calor antes de la dura prueba del día.

En la parte final el Alto de El Churi será la que dictamine sentencia ya que se tendrá que superar dos veces por su vertiente que va desde Renedo de Piélagos (3ª categoría-km 119,1 y km 138,2), con algo más de 2 kilómetros continuamente hacia arriba con rampas que en oscilan al 6-7%, llegando a poco de coronar a tener que superar tramos que alcanzan desniveles mucho más duros al 11% y 13%. La última vez se supera a tan solo 7 kilómetros de meta, por lo que hasta el último metro habrá emoción por ver quién será el primer líder de la carrera cántabra.