Hola otra vez, fútbol cruel (3-2)

11 febrero 2021

En el tiempo añadido, el primer equipo de la Sociedad Deportiva Lenense Proinastur ha terminado cayendo derrotado por 3-2 ante el Caudal Deportivo en el choque, aplazado en su día de la decimotercera jornada de la Tercera División asturiana, que se ha celebrado esta noche en el Estadio “Hermanos Antuña” de Mieres.

Caer en el feudo caudalista podría entrar en la lógica e, incluso, en los cálculos de cualquiera, pero los de Alfonso Arias se fueron del recinto del Batán tremendamente dolidos porque merecieron, y rozaron hasta el minuto 91, la posibilidad de sacar algo positivo de él. Incluso la propia victoria.

Los verdiblancos tenían claro que no debían acogotarse de salida y suya fue la primera llegada peligrosa cuando aún no se había cumplido el primer minuto. Jairo, que hoy hizo de acompañante de Ousmane en la delantera, se encontró un balón botando en el área, pero su volea franca resultó defectuosa.

Poco a poco, el Caudal fue haciéndose con los mandos del partido, aunque sin inquietar demasiado a Javi Torres. Sólo habría que reseñar un remate flojo de Pelayo Pedrayes tras centro de Damián, una carrera de Damián en la que se cruzó, imperial, Nacho, y un disparo de Caique, en el 28′, que se marchó lejos de la escuadra que parecía buscar.

Por encima del tiempo de descuento decretado, como sucedió en “El Sotón”, tres minutos, llegó el 1-0, un remate de Borja Navarro tras una falta lateral que, además, abría la herida por la que el Lenense Proinastur se acabaría desangrando en la misma orilla del choque.

De ese golpe, los de Alfonso se levantaron y lograron el 1-1. Pelayo Castañón trazó un balón en profundidad al que Jairo, posición correcta a instancias del asistente y el árbitro, llegó para, no sin suspense por apurar demasiado y porque el golpeo no fue “limpio”, batir a Javi Porrón.

Del segundo, otra vez obra de Borja Navarro en el 68′ y con esa dosis de potra que parece acompañar siempre a los grandes (porque el primer testarazo de Robert pegó en el poste y le fue al pie al único caudalista que había entre cuatro de negro y verde en el entorno del rechace), también se recuperaron en sólo cinco minutos. En la “segunda jugada” de un balón parado, el esférico le cayó a Jairo que, congelando el tiempo y con una calidad inmensa, dibujó un pase imposible que Otero, central con la sangre fría y el instinto de un buen delantero, estableciese el 2-2. Entre medias de ambas dianas, Javi Torres realizó una buena parada a tiro de Jandrín para evitar el que podía haber sido el 3-1.

Con el luminoso otra vez equilibrado, los de casa, con pocas ideas para lo que de ellos se podría esperar y habiendo comprobado que el Fútbol directo era lo que más hacía sufrir al Lenense Proinastur, optaron por buscar la victoria a base de segundas jugadas y situaciones de pelota parada. Los de Pola, por su parte, trataban de defender el punto que tanto se habían trabajado, con orden y acumulación, aunque sin renunciar a cazar otro contragolpe, como pasó, primero con Paulino Varietti, que llegó hasta línea de fondo y sacó un “pase de la muerte” que nadie empujó en la frontal de la pequeña de Porrón, y luego con Rodri Álvarez, que rompió en carrera hasta el balcón del área mierense pero, en el momento supremo, le salió un golpeo que no resultó ni un tiro a puerta ni un pase a Berto Arias, que le acompañaba.

La licencia para soñar con arrancar ese punto parecía sellarse con la expulsión de Mendi, que dejaba al Caudal con uno menos, pero casi en el segundo de los cinco minutos de alargue que decretaron los colegiados, otra vez en un balón parado, Otía cabeceaba dentro del área para establecer, no sin suspense por lo despacito que rodó el balón hacia el palo largo, el cruel 3-2.

Durante los tres minutos que restaban apenas se jugó y, de llegar, hubiera llegado el cuarto, pero Jose Santullano, con fe y trabajo corrió para desviar, sobre la misma línea, el tiro final de Fabrice Ofón tras desbordar en el “mano a mano” en carrera a Javi Torres. Vete a saber si ese gol de menos encajado, ya otro día, puede tener su valor.

Fuente: SD Lenense

Imagenes