Cinco años del día más grande para el Oviedo BF

Balonmano

03 Mayo 2020

El Oviedo Balonmano Femenino está de celebración. Hoy se cumplen cinco años del ascenso a División de Honor Femenina (actualmente conocida como Liga Guerreras Iberdrola) que el equipo ovetense consiguió el sábado 2 de mayo de 2015 en un inolvidable partido en un Polideportivo de Pumarín lleno hasta la bandera. Sin duda el momento cumbre en la historia de la entidad, fundada en 1986.

La temporada 2014-2015 del entonces denominado Jofemesa Oviedo rodó muy bien desde el principio pues el conjunto que entrenaba Alfredo Rodríguez comenzó la Liga de División de Honor Plata Femenina sumando siete triunfos consecutivos, el mejor inicio liguero en la historia del club. “Teníamos el objetivo de meternos en la fase de ascenso y según fue progresando la temporada obtuvimos muy buenos resultados”, recuerda Marta Ordóñez, que entonces daba sus primeros pasos en la primera plantilla azul como juvenil y que un lustro después ejerce como capitana del equipo.

El cuadro carbayón cosechó durante la Liga regular 16 victorias, un empate y una sola derrota, un fantástico balance que le sirvió para proclamarse campeón del grupo A de División de Honor Plata Femenina y para clasificarse para la fase de ascenso a la División de Honor Femenina. Además en paralelo el equipo había tenido una brillante primera participación en la Copa de la Reina, donde logró superar dos eliminatorias antes de caer en octavos de final contra un rival de la máxima categoría, el potente Mecalia Atlético Guardés.

En la fase de ascenso las carbayonas tuvieron que superar primero una liguilla en Zarautz. Allí cayeron ante el anfitrión Aiala Zarautz en un polémico encuentro (23-22) pero los triunfos ante el Tejina Isla de Tenerife (14-27) y el UCAM Murcia (28-19) les permitieron acceder a la fase final por el ascenso, en la que ejercerían como anfitrionas en el Polideportivo de Pumarín.

El formato de entonces de la fase final hacía que el ascenso se decidiera a una sola carta, en un partido. Una plaza de ascenso se la jugaron el Aiala Zarautz y el Sporting La Rioja (subieron las vascas al imponerse por 26-24) y la otra se la dirimieron el Oviedo BF y el Mavi Nuevas Tecnologías, el actualmente denominado Liberbank Gijón. “Eso le daba todavía más emoción porque era como jugar un derbi”, señala Marta Ordóñez.

El choque comenzó muy igualado. Las gijonesas marcaron el paso en la primera parte aunque siempre con mínimas ventajas. Al descanso se llegó con empate (11-11) y el momento clave llegó entre los minutos 40 y 50, cuando el conjunto ovetense rompió el encuentro con un parcial de 9-2 que le catapultó hacia la victoria. Un Pumarín absolutamente abarrrotado pudo disfrutar los últimos minutos antes del bocinazo final, al que se llegaba con un 33-24 en el marcador que convertía al Oviedo Balonmano Femenino por primera vez en su historia en equipo de División de Honor Femenina.

El Oviedo Balonmano Femenino alineó en el partido a Sarai López; Nazaret Calzado (5), Irene Espínola (11), Alicia Martínez (3), Vicky Iglesias (1), Aida Palicio (12), Bea Aguirre (1) -siete inicial-, Sara, Sara García, María Hevia, Marta Blanco, Lucía Álvarez, Marta Ordóñez y Aitana Nuño. No pudieron jugar por lesión Nuria Andreu y Aida Clavijo.

La celebración por supuesto estuvo a la altura de un éxito tan grande. Y eso que a la mañana siguiente tocaba vestirse de corto de nuevo para enfrentarse al Aiala Zarautz, encuentro que las azules también lograron vencer (28-30) para proclamarse así campeonas de División de Honor Plata Femenina poniendo el broche de oro a una temporada histórica.

“Fue un año muy emocionante”, afirma Marta Ordóñez. “La verdad es que fui muy afortunada porque todavía era juvenil y pude vivir ese momento, que creo que fue un momento histórico para el club”, concluye la actual capitana carbayona.

Audios con las declaraciones.

Imagenes