Carreño ofrece su mejor versión ante un Nadal

Tenis

10 Noviembre 2020

Pablo Carreño cayó esta noche ante Rafa Nadal en los cuartos de final del Másters 1000 de París, por 6-4, 7-5 y 6-1, en dos horas y quince minutos de partido. El gijonés ofreció su mejor versión ante el número dos del mundo, que necesitó un tercer set para derrotar al asturiano, que tuteó en todo momento al balear. Carreño realizó un sensacional partido que pudo ganar en el segundo set, pero Nadal aprovechó sus errores en el desempate de dicha manga.

La igualdad fue manifiesta en los primeros juegos sin que ninguno de los dos jugadores españoles, que desde el fondo de la pista, con un fuerte revés con la derecha, mantuvieron las espadas en todo lo alto hasta que en el séptimo juego Carreño le rompió el servicio a Nadal (3-4) gracias a que fue muy agresivo en el resto de forma muy valiente. El gijonés, con un gran revés, se hizo también con el quinto juego y con un juego muy profundo no le dio opciones a Nadal, que no le entraron las pelotas y tampoco estuvo fino en la devolución, lo que dio el set al asturiano en 41 minutos.

En el segundo set, de mano, se mantuvo el equilibrio, con espectaculares golpes y reveses por parte de ambos. Sin perder el saque la manga llegó a un emocionante 3-3. En el siguiente juego, el manacorense logra un ‘ace’ para cobrar de nuevo ventaja (4-3). Ya en el octavo juego, el número dos del mundo levanta un 0-40, con dos puntos de break, pero Carreño reacciona (4-4) en un momento clave del partido con una volea muerta en la red. La intensidad y la igualdad es máxima, ya que la manga tomaba el camino de dilucidarse en el ‘tie break’. Pero Nadal reaccionó cuando más lo necesitaba para llevarse el set, que tuvo una hora de duración, tras robarle el saque a su rival u precipitarse el asturiano en una subida a la red en el último punto.

Ya en el tercero y definitivo, Nadal tuvo la primera bola de break en el segundo juego, pero el gijonés la evita (1-1) con un gran golpeo desde el fondo de la pista. Sin embargo, Nadal mejoró y en el tercero le rompió el servicio a Carreño para ya en el cuarto juego meter la directa y abrir brecha en el marcador para ponerse con un claro 4-1 que le abría el camino de la victoria. Todo ello producto de un parcial de 6-1 en juegos y de 9-0 en puntos, que pusieron tierra de por medio en la manga decisiva y destruyó la emoción que hubo hasta dicho momento. El balear le volvió a robar el saque (5-1) para rematar el set en 33 minutos.